Los Areopagos

Mi ateísmo nace hace más de 15 años cuándo comencé a ver la multitud de buenas razones por las cuáles dudar de la existencia de Dios y el Cristianismo. Soy un lector voraz y me encontré con varios pensamientos ateos que me fueron llevando.

Empecé a investigar más y más todos los argumentos ateos, desde los mas descabellados hasta los más interesantes. Lo que más me llamaba la atención es que cuando lo cuestionaba en foros Cristianos y Católicos las respuestas eran muy poco convincentes o nulas.

El asunto es que aún en mi ateísmo había cosas que no me cuadraban, eran intuiciones y reflexiones, pero los Cristianos no ayudaban mucho a poderle poner nombre a esos pensamientos.

Pero jamás deje de leer y preguntar. En todo ese proceso me encontré con un teólogo y unos foros donde comencé a preguntar y cuestionar más y más, a diferencia de otros lugares, las respuestas eran distintas. Era como la diferencia entre hablar con un niño de 5 años y un adulto. De ahí me recomendaron verdaderos libros de teología, nuevos y antiguos. Y me di cuenta de la riquísima y profunda reflexión filosófica y teológica que existe en el Cristianismo. Me hizo replantearme no solo el ateísmo, sino el clásico Cristianismo y Catolicismo sin formación.

A la par nunca deje de estudiar temas como matemáticas, física y biología. Así que cuando me encontré premios nobel que eran Cristianos, cuando empecé a leer la historia de la Iglesia fuera de los foros ateos en Internet mi mente comenzó a inclinarse hacia una filosofía más Cristiana.

Fueron años (y siguen siendo) de leer, pensar y reflexionar. Pero había un paso extra. Intelectualmente el Cristianismo se había posicionado en mi con mayor fuerza conforme más leía y estudiaba. Faltaba la practica, como dice la científica Stacey Trasancos (recientemente convertida al catolicismo), “criticar la fe de afuera es como esos que miran desde el otro lado del pasillo a los científicos metidos en sus laboratorios, solo los que están haciendo ciencia comprenden las preguntas, la lucha y el sentido de lo que se está haciendo dentro del laboratorio” (lo traigo parafraseado), es decir me hacía falta vivir el Cristianismo, así que comencé a rezar, reflexionar, ir a misa, inicie una vida sacramental… y eso fue llevando a múltiples transformaciones alrededor de mi vida que son enteramente personales y por ello subjetivas a los ojos de los demás.

Lo más interesante es que encontré que en la cima de todas las razones ateas y Cristianas, existen buenos argumentos y buenas razones, es a veces una decisión enteramente personal y no solo intelectual, cuando se elige una u otra. Es después de experimentar el ateísmo en carne propia y el Cristianismo de verdad, cuando veo la fuerza y realidad de este último.

Lo segundo más interesante que me encontré es que virtualmente el 99% de los Cristianos que conozco están completamente perdidos para explicar su fe. No conocen los fundamentos, no conocen de filosofía, no conocen de teología, no saben responder y menos interiorizar las preguntas difíciles. Recuerdo que cuando recién recobre la fe, tenia temor de ver más argumentos ateos (ya me los sabía casi todos)… hoy, dedico gran parte de mi tiempo libre a escuchar a los mejores debatientes ateos y a vivir y reflexionar sus preguntas. Todos maduramos, también se madura en la fe y el conocimiento, y en como vives las grandes preguntas.

Para mi es el tema más interesante que existe, me gustan muchas cosas, el fútbol, el arte, la pintura, la música, la ciencia, la tecnología, puedo mantener largas conversaciones de esos temas, pero del tema de Dios, el tema del origen, del sentido, de la justicia, de la consciencia, llevo pensándolo desde hace más de 20 años. Lo hago por gusto, no me interesa convencer a nadie… pero mi mente se agita cuando veo un meme, un artículo, un comentario traído desde la ignorancia (culpable o no) e intento corregir eso. El mundo necesita personas que se tomen en serio estos temas y los conversen de manera respetuosa pero también partiendo desde la realidad y el conocimiento. El ateo debe comprender que sus argumentos son muy viejos y han sido tratados por titanes intelectuales desde siglos atrás, debe comprender que la filosofía y teología, griega y Católico-Cristiana es increíblemente profunda e inabarcable, podría leer toda mi vida un libro por semana y no terminaría. De verdad todos los argumentos tienen una posición Cristiana y filosófica. Y a su vez el Cristiano debe comprender que el ateo tiene razón en ser ateo, tiene razones reales y que aunque la muchos ateos tienen argumentos de poco razonamiento (los trolls ateos de Internet), sí existen profundos y complejos argumentos que son muy complicados de comprender y que ni la teología, ni la filosofía pueden explicar a todos.

Por eso el Cristianismo y el ateísmo son tan particulares, porque aún en las profundidades teológicas del Catolicismo existen muchas respuestas que NO todos querrán tomar como razonables… y al mismo tiempo, dentro del ateísmo existen respuestas que NO todos querrán tomar como razonables. Lo importante es llegar ahí, el ateo debe escuchar al Cristiano que sabe y el Cristiano debe escuchar al ateo que se pregunta cosas verdaderamente y existencialmente difíciles para la fe.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: