Skip to content

No se trata del aborto o un derecho o el sufrimiento

Existen multiples ejemplos de actos o situaciones intrínsecamente malas que se podrían eliminar con otro acto inmoral, pero hacerlo solo aumentaría la cadena de sufrimiento. Pero en todas las situaciones existe también la opción de convertir ese mal en un bien, a base de valentía, esperanza y amor a la vida.

El Infierno en la tierra
Cuando los Nazis crearon los campos de concentración y vejaron la vida de miles de personas, existía siempre la opción de intentar suicidarse o dejarse morir antes que seguir sufriendo. Pero hubo miles de personas que decidieron aguantar el sufrimiento físico y psicológico, todo con la esperanza de salir de ese infierno. Al final muchos volvieron a sus casas y rehicieron sus vidas.

En ese mismo infierno —los campos nazis— se dieron historias de sacrificio último para dar esperanza y vida. Cuando iban a ejecutar a un preso como castigo a la fuga de otro, Maximiliano Kolbe pidió al comandante Nazi que lo ejecutaran a él en vez de al otro preso que tenía una esposa e hijos, el comandante confundido accedió. Al final no pudieron matar a Maximiliano de hambre ya que mantenía el ánimo en alto de él y de todos los que compartían su celda, tuvieron que ponerle una inyección letal.

Nacer sin brazos y piernas
Nick Vujicic nació sin brazos ni piernas, una situación límite que lo hizo pensar en quitarse la vida. Pero en vez de eso eligió dar esperanza a millones de personas a través de su testimonio de entrega y superación, transformando su vida desde el sufrimiento hasta la alegría al inspirar a miles que atraviesan también situaciones dolorosas o difíciles.

Nacer en la pobreza extrema
Dolores se dirigió hacia el médico para pedir la interrupción de su embarazo, pero éste se negó rotundamente y sentenció que el niño sería la alegría de la casa. La madre no tuvo mas que echarse a llorar, no sabia como iba a alimentarlo cuando naciese, no importaba cuantas horas trabajara, no conseguía darle a sus hijos lo que necesitaban. Después de intentar abortar por sí misma sin éxito, decidió por fin amar a su hijo verdaderamente y darle vida. No podría llenarlo de cosas, pero si del amor de una familia que lo esperaría con ansia. Cuando por fin el niño vio la luz, Dolores cumplió su promesa y le entrego todo el amor posible a su hijo; a partir de ese día, ese niño que alguna vez pudo no nacer por miedo a la pobreza será conocido por el nombre de Cristiano Ronaldo.

——

El problema con la cultura actual es que nos hemos convertido inadvertidamente en “Nazis”. Personas que deciden que la vida es inferior a otros conceptos… ya no es una ideología de supremacía racial, ahora es una ideología de “independencia”, “posición económica”, “anarquía”. Preciso que este paso ideológico es inadvertido porque no creo que una persona que haya sido alguna vez amada, pueda conscientemente y deliberadamente decir: “Yo le doy el derecho a alguien de matar a un ser indefenso con el pretexto de que nacerá pobre y sufrirá más”. Eso es escupir en la cara a los millones de personas que son “pobres” y están agradecidos con la vida, que tienen una familia, con poco que darles de comer, pero con mucho más que entregar, o con los otros tantos que aún sin familia, amaron la vida y superaron los obstáculos.

El problema fundamental aquí va más allá de la guerra mediática o religiosa, o ideológica, nace de las profundidades mismas de lo que es la existencia… si elegimos cualquier otro valor temporal por encima de la potencia de la vida estamos llegando al final del colapso de lo que significa ser humano.

No importa quién seas, tu valor y dignidad están intactas así no pudieras caminar, hablar, escribir, hacer grandes aportes a la humanidad y vivieras en la más grande de las miserias. No existe NADA que pueda disminuir tu dignidad humana. Decir que tus circunstancias definen el valor de tu vida es destruir toda la dignidad humana y supeditarla a cosas temporales y superfluas. La siguiente consecuencia y paso lógico es que habrá personas que puedan decidir quién debe vivir y quién no, basado en la ideología del día y el poder de quién lo decide, sea el estado, un líder político o un lobby con intereses propios. Un día serán los pobres los que no deben de nacer o deben de ser eliminados, otro día podría tocarle a los ricos, o a los asiáticos, o a las mujeres o a los hombres. Sin el respeto y el cuidado de la dignidad humana sin importar las circunstancias, ponemos el valor de la vida del hombre al mismo nivel que de las cosas que se desechan.

No importan tus circunstancias, tu libertad en potencia te permite transformar tu vida y la de los demás. Precisamente la LIBERTAD del ser consiste en una potencia creadora sin limites. Decir que las circunstancias del hombre son su límite es caer en el fatalismo y determinismo que limita la libertad de las posibilidades del ser humano. De ahí el siguiente paso lógico y necesario es limitar la libertad de manera forzada por intereses políticos o ideológicos, nacerás limitado y te quedarás limitado, un sistema de castas y estratos sociales extremos y controlados. Sin el respeto y admiración de la libertad creadora del hombre que puede transformar sus circunstancias, nos convertimos en animales.

No importa tu sufrimiento ni el dolor de tu vida, siempre puedes crear, amar y ser amado. El principal cancer que está carcomiendo la mente de todos es la ideología de que la vida es comodidad o no es nada. El sufrimiento y el dolor es parte de la vida del rico y del pobre, del poderoso y del débil, del enfermo y del sano, del hambriento y del saciado, del que ama y del despreciado. No es el dolor y el sufrimiento quienes definen ni el valor, ni la libertad ni la felicidad en la vida de los seres humanos.

——

La guerra que se lucha en la mente y corazón de todos es mas profunda y grave que un simple “derecho” o “ideología” o “religiosidad”… es la guerra de la vida contra la muerte, de ser hombres contra ser estiércol, de ser libres contra ser esclavos, de ser; contra la nada.

Al poner cualquier valor por encima de la vida estás entrando en el juego de una idea que destruye por completo la existencia, el significado, la felicidad y la libertad, y que además termina con la esperanza pero no con el sufrimiento, al contrario lo aumenta y extiende, lo hace alcanzar niveles más profundos y oscuros.

One response to “No se trata del aborto o un derecho o el sufrimiento Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: