Ah! si entendiéramos el don de la vida, esa vida que no es el débil y efímero tiempo terrenal, sino la vida real, verdadera, bienaventurada, donde somos lo que somos potenciado al infinito por la visión de Dios, por el Reino de Dios que dominará los nuevos cielos y la nueva tierra.

Por nada tomo como vida lo que llaman “vida” los adictos al entretenimiento y a los placeres mundanos, que son simples sombras de los verdaderos placeres que tendremos. Porque resucitaremos no solo en Espíritu si no en un Cuerpo Espiritual, nos llevamos la carne y la transformaremos en un cuerpo incorruptible. Lo que ningún ojo vio y ningún oído escucho..

El Cielo no es el lugar estático de una luz cegadora que no nos dejará ver con claridad mientras contemplamos absortos en una eterna eternidad… la eternidad es la plenitud, del no-tiempo y el no-pecado, del siempre-Dios, del cuerpo y lo que soy potenciado por la divinidad que Cristo nos ha conseguido (a un costo divino)… aprenderemos, conoceremos, amáremos, seremos, haremos, pescaremos y construiremos, estudiaremos y preguntaremos, el cosmos entero tendremos entre las manos porque reinaremos junto con Cristo la creación entera… realmente será una tierra y un cielo nuevo.

Creo en la resurrección de la Carne -esa es nuestra Fe- Nuestra Fe es una Fe por la cuál vale la pena morir. No solo eso, sino que ya hoy los Cristianos en todo lo que vamos haciendo -ya en esta vida- todo viene preñado de eternidad, la belleza que contemplamos, el bien que hacemos, cuando elegimos el camino de Cristo y no el de Adán, lo que creamos; el arte y la música, lo que amamos; la arqueología o las olas; la música o el deporte; todo nos lo llevamos en la carne, a la nueva tierra y al nuevo cielo.

Nos llevamos puesto todo lo que hayamos ido realizando de verdad, de bien, de belleza en este mundo: “ya en este mundo, el ciento por uno, y luego la vida eterna”…

…Decir “la resurrección de la carne” preserva aún el misterio adicional de que cada realidad que nos ocurre ya desde ahora (y digo “realidad” para decir “verdad, belleza, bien” ) hace huella en nosotros, y resucita en nosotros y con nosotros. (1)

Dios amó lo concreto, Dios amó nuestra humanidad (tanto que adquirió nuestra naturaleza), Dios me ama a mi en concreto, y te ama a ti en concreto, no a una masa de personas anónimas… Dios nos ama en concreto y resucitaremos en concreto, esto que soy pero aún más… revestidos de la divinidad de Cristo, revestidos de la belleza, del amor, de la esperanza, de todo aquello que amé de verdad en este mundo y que será infinito en la tierra nueva y el cielo nuevo.

…cuando más humanos y particulares somos, más perfectamente nos vamos asemejando a Jesús, verdadero hombre, judío, no humano en general, Galileo, no de todos los lados al mismo tiempo, que murió bajo Poncio Pilatos, no en cualquier época, y resucitó al tercer día, y no todos los días.

Dios amó lo particular, por eso creó seres humanos que sólo se realizan por completo cuando son -y aceptan ser- sólo una parte: cuando un varón acepta que lo humano no lo hacen sólo los varones, cuando una mujer acepta que lo humano no lo realizan sólo las mujeres, cuando un intelectual acepta que para que el pueda ser intelectual otros dejan su vida en la lonja de pescado, y se van a ir al mismo cielo, cuando el pescadero acepta que algunos nacieron para leer… en fin, porque así será el cielo, creo y opino: infinidad de planetas, con infinidad de humanos realizando la multiforme variedad de las palabras humanas en un aleluya eterno que sonará como…. no sé cómo sonará, pero es lo único que desearía saber, todo lo demás lo trato de saber para saber eso. (2)

(1)(2): Abel Della Costa (eltestigofiel.org)

5 Comments

  1. Buen pensamiento, tomar una vía diferente a lo que se piensa en la cultura tradicional. De que el cielo es una eternidad en la que no se hace nada porque ya lo sabemos todo y estamos plenos. Algo que puede ser interesante, pero también se podría decir que es aburrido, para nuestras mentes superficiales, puede que parezca que ya no hacemos nada, pero puede ser que no entendamos lo que en realidad está pasando.
    Puede que nuestras mentes estén en mil lugares a la vez, entendiendo así los misterios del universo, entendiendo los paradigmas de nuestra existencia, siendo realmente plenos, “experimentando” de alguna manera la felicidad verdadera, no la felicidad mundana como dice el texto, dinero, lujos, placeres. Pienso yo que una de las manifestaciones de plenitud, puede ser la sabiduría eterna, en mi punto de opinión, otros pudieran pensar en algo diferente.
    Es algo inimaginable, algo inalcanzable a nuestras mentes terrenales, es algo que alcanzaremos al llegar al otro lado, creas en lo que creas, cualquiera que sea tu fe. Es algo que vivimos esperando y esperamos viviendo. Y conoceremos algún día.

  2. Al leer el segundo párrafo, recordé el típico debate de los antiguos filósofos griegos acerca de “la felicidad”. ¿Por qué lo digo? Porque ellos tendían a irse a los extremos, o sea, unos decían que la felicidad (o la expresión de “esto sí es vida” que es empleada en el artículo) solo podía ser alcanzada mediante los placeres materiales, y otros se iban al extremo diciendo que “felicidad” solo es lo que se alcanza al trascender de lo material, el mundo de las ideas, etc. Y siento de alguna manera, que al llamar “adictos al entretenimiento” o “a lo mundano” a las personas que disfrutan de la vida material, es una exageración. No porque el Papa diga que disfruta más una comida que otra, ya es un “mundano”. Creo que esa es la única crítica que tengo. Está mal poner lo material encima de los divino, pero eso no significa que por disfrutar una ida al campo, sea un “adicto al entretenimiento” o “a lo mundano”. Pero, sí es verdad que solo la auténtica felicidad se encuentra en el Cielo.
    Fuera de eso, me gusta como plantea que “Dios no quiere a un colectivo, sino que nos quiere a cada uno de nosotros”, ya que ese ha sido otro error planteado por muchos filósofos, quitarle el valor a la persona y decir que una persona solo sirve cuando está en un grupo de personas.
    Otra cosa que me gustó es cómo plantea que todo lo que vamos haciendo en este mundo viene “preñado de eternidad”, que mucho de lo que hacemos nosotros lo cristianos va con ánimos de trascendencia. Irónicamente esta idea es una crítica que hacen los ateos, al decir que “somos unos interesados al solo obrar bien para ganarnos el Cielo”, comprensible claro, porque su percepción de la realidad se encuentra ofuscada al solo conocer esta realidad material.

  3. En mi opinión esta algo irrelevante el articulo esperaba más la verdad ya que es uno de los temas (pienso yo) más fuertes en la teología y más debatidos, lo usual es que yo diga comentarios positivos pero mi reacción al leer esto fue diferente empezando con la parte de los ejemplos que definen otras personas hacia la vida, no creo que la mayoría de los pensamientos tengan definida el concepto de vida como un estereotipo de satisfacción. Cada quien piensa diferente eso todo el mundo lo tiene en cuenta, la verdad es que si pienso que algunas cosas si están bien redactadas como la manera en la que describe el cielo, la mayoría de la gente lo ignora, es por eso que algunas veces no encuentran el sentido de su vida, porque no ven más allá de lo que podrían esperar después de haber cumplido su misión aquí en la tierra. Lo que más me gusto fue donde dice toda la verdad acerca de que Dios no quiere a un colectivo, Dios ama a todos sus hijos por igual, al igual que un padre a sus hijos, me lo comentaron una vez, el amor de Dios es tan grande que le toca a todos por igual, no una pequeña parte para ti ni una más grande que la de tu compañero te toca todo el amor completo y eso es para todos, no a unos más que a otros ni unos menos que a otros.

  4. La eternidad es una realidad a la que todos estamos destinados, es imposible imaginarnos que terminando esta vida no existiremos más, de esta manera lo que hagamos en esta vida afectara a la que sigue, sino que merito tendría vivir temporalmente. Ahora bien tomando esta visión con un sentido más cristiano nosotros desidimos con nuesta libertad cual será nuesta eternidad; esta vida es como un tipo de prueba en la que Dios nos da la oportunidad de elegir con obras lo que queremos. El mismo desde el momento que se entrego en la cruz pensó en ese lugar que cada uno tenemos en el cielo.
    En lo personal creo que vale mucho la pena ir preparando desde este mundo nuestro tesoro en el cielo, porque nosotros podemos empezar a vivr el cielo o el infierno desde la vida terrenal.

  5. Es una buena reflexión que nos hace pensar que es nuestra fe como vemos a Dios, como Dios nos ve a nosotros y creo que en verdad Dios nos ve a cada uno de nosotros como seres únicos y especiales y no como una masa de personas. Creo en la vida eterna y creo que resucitaremos a una vida donde no hay dolor y todo es alegría, estaremos cerca de Dios contemplando su infinita belleza. La biblia dice que la fe es la convicción de lo que no se ve y la certeza de lo que se espera, entonces por fe debemos creer que aunque no vemos a Dios nuestra fe nos hace creer que Dios existe y que nos esperan cosas maravillosas viviendo en el