Tormenta…

Cristo controla la tormenta, anunciando su dominio sobre todo lo destructivo, muestra que la salvación se extiende a ordenar todo lo creado.